Home Articles Mass Centers Publications CMRI Links Contact Us

Lo que los padres deben saber acerca del bautismo de sus hijos

Rvdo. William Dunne

El bautismo es el más importante entre los sacramentos, en el sentido de que debe recibirse antes de poder recibir los demás. Sin él, en realidad o deseo, nadie puede entrar al cielo. Por medio de él:

1) Somos librados del pecado original heredado de nuestros primeros padres, Adán y Eva.

2) Nos hacemos cristianos, partícipes en todas las grandes cosas que Cristo ha comunicado a la humanidad.

3) Nos hacemos hijos de Dios, queridos de manera especial.

4) Nos convertimos en herederos del reino de los cielos: la felicidad eterna en la presencia de Dios.

Es un logro espectacular y sagrado que los padres puedan cooperar con Dios en dar a sus hijos vida y todas las maravillosas posibilidades que hay en ella; y, a través del bautismo, abrirles las puertas del cielo y darles una vida de belleza y riqueza espiritual.

Lo contrario es cierto de aquellas lamentables criaturas, personas casadas que deliberadamente rehusan transmitir a otros la vida y todos los valores y todas las posibilidades que se contienen en ella.

1) Los niños deben ser bautizados tan pronto como sea posible después del parto.

2) En ningún caso debe pasar más de un mes entre el parto y el bautismo. Si el niño no puede ser llevado a la iglesia con seguridad, debe llamarse al sacerdote para que administre el bautismo en el hogar.

3) Se necesita un padrino o una madrina. Pueden ser los dos, y esto es lo acostumbrado. Los dos no pueden ser del mismo sexo y no pueden ser más de dos.

4) Si la persona que acordó actuar en esta capacidad no puede estar presente en el bautismo, un representante puede actuar en su lugar.

5) El infante debe ser bautizado en la parroquia de sus padres.

6) El niño debe ser llevado a la iglesia a la hora prescrita, y a tiempo.

7) Siempre es mejor notificar al sacerdote que se va a presentar al niño para ser bautizado. En muchos lugares, esto lo pide el pastor.

8) Debe ponerse atención al escoger un nombre.

9) Al preparar al infante para el bautismo, las prendas alrededor del cuello deben estar sueltas o ser capaz de aflojarse inmediatamente para facilitar la unción con los óleos sagrados.

10) El padre por lo general acompaña al niño y a los padrinos a la iglesia.

La madre y los demás son bienvenidos, pero su libertad de atestiguar el bautismo puede quedar restringida por falta de espacio en el baptisterio.

Lo que un padrino debe saber

Al asumir este cargo, el padrino queda en interesarse por la vida y el bienestar espiritual del niño. Si los padres descuidan o son incapaces de proveer la educación católica del niño, es deber del padrino suplirla en lo posible.

Durante la ceremonia bautismal, el padrino o los padrinos hablan en lugar del niño.

El padrino debe ser capaz de rezar el Credo de los apóstoles y el Padrenuestro.

El padrino no tiene porqué sentirse nervioso o estar temeroso. El sacerdote dará las direcciones necesarias y sugerirá las respuestas adecuadas. La descripción de las ceremonias, dadas abajo, serán de gran ayuda y pueden llevarse a la iglesia con ese propósito.

Requisitos para los padrinos

Para actuar válidamente, un padrino debe estar bautizado y haber alcanzado el uso de la razón y tener la intención de ser padrino. No debe pertenecer a ninguna secta herética o cismática, ni haber sido excomulgado, ni sufrir la infamia de la ley, ni estar excluido por actos legales. No puede ser padre, madre o esposo de la persona a ser bautizada. Debe ser nombrado por los padres del infante, o por los guardianes, o, en su defecto, por el ministro del bautismo. El padrino debe sostener o tocar al niño o recibirlo inmediatamente después del bautismo de las manos del sacerdote.

Para un patrocinio legal, el padrino debe ser por lo menos de catorce años de edad, a menos que por causa justa se admita a uno más joven. Debe conocer los rudimentos de la doctrina católica. No debe estar notoriamente excomulgado, ni puede haber perdido su buen nombre. Ni los miembros de una comunidad religiosa ni los de las Sagradas Órdenes pueden actuar como padrino sin permiso de su superior. Ya que el padrino tiene una obligación espiritual para con el niño, deben preferirse a los informados en la fe y a los más exactos en esta práctica.

La ceremonia del bautismo

Antes de la ceremonia, y para el registro eclesiástico, los padrinos deben de suministrar la siguiente información:

a) El nombre que se le dará al niño

b) Los nombres de los padres, incluyendo el nombre de soltera de la madre

c) La fecha de nacimiento

A parte de verter el agua, y de acompañarla con las palabras necesarias, hay un número de otras ceremonias y oraciones. Estas no conciernen directamente a los padrinos. El siguiente tratado de las ceremonias está diseñado para ayudar a los padrinos a entender y cumplir su papel en la administración del sacramento.

El sacerdote se dirige al niño y los padrinos responden por él:

Sacerdote: N., ¿qué pides de la Iglesia de Dios?

Padrino: La fe.

Sacerdote: ¿Qué bien nos da la fe?

Padrino: La vida eterna.

A esto le siguen varias ceremonias y oraciones, y en la última coloca la estola sobre el hombro del niño al mismo tiempo que lo lleva dentro de la iglesia, y dice:

N... entra en el templo de Dios, para que tengas un lugar en compañía de Cristo, en la vida eterna. Amén.

Luego pide a los padrinos que recen el Credo de los apóstoles y el Padrenuestro de manera audible. A esto le siguen una oración y una ceremonia, después de la cual el sacerdote se dirige al niño:

Sacerdote: N... ¿renuncias a Satanás?

Padrino: Renuncio.

Sacerdote: ¿Y todas sus obras?

Padrino: Renuncio.

Sacerdote: ¿Y todas sus pompas?

Padrino: Renuncio.

Aquí el niño es ungido en el pecho y entre los hombros con el Óleo de los catecúmenos en la forma de una cruz. Los padrinos pueden ayudar apartando las prendas de aquellos lugares mientras el sacerdote unge y luego limpia el óleo.

El sacerdote de nuevo se dirige al infante y los padrinos responden.

Sacerdote: N... ¿crees en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra?

Padrino: Creo.

Sacerdote: ¿Crees en Jesucristo, su Único Hijo, Nuestro Señor, que nació y padeció?

Padrino: Creo.

Sacerdote: ¿Crees en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida perdurable?
Padrino: Creo.

Sacerdote: ¿Quieres ser bautizado?

Padrino: Quiero.

Mientras uno de los padrinos sostiene al niño y el otro coloca su mano sobre él, el sacerdote toma agua bautismal y la vierte tres veces en forma de cruz sobre la cabeza del niño, diciendo al mismo tiempo:

N... yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

El sacerdote unge la cabeza del niño con el santo crisma, como si sellara el bautismo. Luego coloca una prenda blanca, simbólica de la pureza de la vida que seguirá. Se da un cirio prendido a los padrinos mientras se reza la última oración. El sacerdote concluye la ceremonia diciéndole al bautizado:

N... vete en paz, y el Señor sea contigo. Amén.

En este momento es tradicional hacer una ofrenda. La cantidad está determinada por el estatuto diocesano o por la costumbre local. El niño es llevado de regreso a casa.

Bautismo de emergencia

En circunstancias ordinarias, el bautismo debe ser administrado solo por un sacerdote. Sin embargo, si el niño está en peligro de muerte, y no está disponible inmediatamente un sacerdote, el laico puede y debe bautizar. Debe tenerse un padrino si es posible. Si no hay agua bendita disponible, basta el agua natural. El agua debe fluir sobre la cabeza del niño. Todo feto nacido prematuramente, todo aborto espontáneo, sin importar el estado de embarazo, debe ser bautizado. Si no hay certeza de que esté vivo, el bautismo debe darse condicionalmente, esto es, “Si estás vivo, yo te bautizo...” El agua debe vertirse sobre la cabeza, o si no es posible, sobre cualquier parte humana reconocible.

El bautismo se lleva a cabo viertiendo agua sobre la cabeza, y, al mismo tiempo, diciendo en voz audible: “YO TE BAUTIZO EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.”

Regresar al inicio
Regresar al índice en español
Regresar al índice de la CMRI




Obispo Mark A. Pivarunas, CMRI
Mater Dei Seminary
7745 Military Avenue
Omaha, NE 68134
Tel: (402) 571-4404
Fax: (402) 571-3383



Derechos de autor © 1995 - 2011 CMRI